Golf Hoyo a Hoyo – 24 julio, 2020 – Félix – Noticias – ¦

Tiger logró llegar al Memorial. Para luchar contra golfistas en plena forma como Jon Rahm, que ha estado liderando la clasificación.

La vida en el golf es complicada cuando eres un atleta de 44 años. Woods, se ha dado cuenta del paso del tiempo y declaró :»Envejecer no es divertido», dijo. «Ahora solo estoy tratando de aguantar».

Mucho antes del amanecer del viernes, Woods se despertó para su hora de salida a las 8:17 a.m. Las vértebras fusionadas en su espalda reconstruida quirúrgicamente se sintieron bien y estaba ansioso por comenzar su sólida ronda de apertura el jueves en el Memorial Tournament, su primera aparición en el PGA Tour desde mediados de febrero.

Al llegar al Club de Golf Muirfield Village, con un sol brillante a la espalda que arrojaba un brillo sobre el campo de prácticas, Woods comenzó a calentarse con algunos movimientos despreocupados. Pero en la progresión hacia cambios más rápidos con palos más pesados, algo salió mal. Los golpes para salir del bosque pasaron su factura.

La espalda baja su tendón de Aquiles

El objetivo había sido aflojarse, pero en la red enredada de hueso, tejido cicatricial, musculatura y artritis remodelados que ahora es la zona lumbar de Woods, produjo un resultado opuesto. Se sintió más tenso y sus movimientos se volvieron más restringidos. En la entrevista posterior se le preguntó a Woods el viernes, si ese tipo de doble cruce ocurría con mucha frecuencia.

El jugador respondió que sí y que en muchas ocasiones. Otro periodista le cuestionó sobre cómo sabía si el dolor le iba a llegar ese día y Woods sonrió ampliamente comentando que las posibilidades de que sucediera eran mayores a las de que no.

Al final de la segunda ronda del viernes, Woods salió cautelosamente del campo de golf. Después de haber pasado 18 hoyos sufriendo y estremeciéndose, incluso cojeando. En varias ocasiones se le vio presionando fuertemente sus manos contra su espalda.

Con una ronda de 76 golpes que lo dejó a tres del par del día, parecía que el esperado regreso de Woods solo duraría dos días. Pero el golf puede ser tan voluble como una mala espalda. Una gran cantidad de golfistas lucharon el viernes (Bryson DeChambeau hizo un quintuple-bogey en el 10) y Woods sobrevivió al corte de dos días.

Definitivamente vimos a un Tiger luchador, que mermado por el dolor a veces pegaba muy mal. Woods tenía bastantes dificultades del hoyo 10 en adelante. La salida con un driver o con una madera 3 en un backswing parecía costarle mucho. Sus poderosos golpes parecían haberse desvanecido. Incluso no podía sostener el palo con ambas manos.

Sin embargo, Woods se creció con el castigo en sus últimos hoyos. Y logró hacer dos bajo par en sus últimos tres hoyos. En el séptimo hoyo par 5, su hoyo 16 del día porque comenzó su ronda en el décimo tee, la espectacular recuperación de Woods de un búnker verde dejó un putt birdie de dos metros.

Su madera 3 en el noveno tee provocó otra mueca de dolor con un golpe justo a la derecha de la calle. De pie sobre su bola, Woods consideró jugar a través o sobre un grupo de árboles en su camino hacia el green. Fue una elección difícil ya que podría necesitar un tercer birdie sucesivo para jugar este fin de semana. En cambio, Woods regresó a la calle, y dió un gran putt el green. Su último golpe del día fue un par putt de tres metros que embocó directamente.

Woods finalizó el viernes a 12 golpes de los líderes de la segunda ronda Tony Finau y Ryan Palmer Pero, como dijo Tiger horas antes de que se estableciera la línea de corte: «Me gustaría tener la oportunidad de jugar mañana». Tiger logró llegar al Memorial y luchará hasta el final.