GolfConfidencial – Redacción, 04 de Noviembre del 2020 – Noticias – ¦

Hace ahora catorce años Phil Mickelson metió dos drivers en su bolsa para jugar el BellSouth Classic en Atlanta. Uno de ellos para jugar la “fade” otro para jugar al “draw”.

Mickelson arrasó en el torneo con un resultado global de veintiocho bajo par. Por lo que a la semana siguiente volvieron a la bolsa del zurdo. El resultado: su segunda chaqueta verde en tres años.

Por alguna razón, que el imaginativo jugador de California no ha explicado, su bolsa no alberga dos drivers desde entonces. Aunque bien es cierto que el año pasado lo intentó en The Memorial con no muy buenos resultados. Falló el corte tras dos vueltas de 70 y 79 golpes.

En una época donde la ingeniería parece estar mas presente que nunca, en el desarrollo del juego, Bryson DeChambeau, estaría considerando jugar con un driver de 48 pulgadas para The Masters, la próxima semana. Mickelson, al igual que el resto de grandes jugadores del circuito, trata de estar tres movimientos por delante de sus oponentes. Si DeChambeau gana distancia con sus locuras, porque no tratar de imitarle. Durante un podcast patrocinado por su marca, Mickelson, reveló que ya ha estado jugando con un driver de 47 1/2 pulgadas en sus dos últimos torneos y lo hará de nuevo esta semana con la vista puesta en The Masters la semana próxima.

Su intención es hace volar la bola por encima de las 315 yardas, de esa manera los bunkers de calle, en los hoyos 1,2,8,14 y 17 ya serían un problema menos a la hora de afrontar los peligros que el Augusta National opone a los contendientes.

«Si puedes volarla [esa distancia] tienes la oportunidad de aprovechar algunos de esos hoyos», dijo Mickelson. «Por ejemplo, el uno, si puedes volar ese búnker, estas con un sand wedge en las manos pensando en un birdie. Si tienes que golpear una madera 3 desde el tee e ir a un lado de la calle, o si no puedes volarlo y tienes que jugar más a la izquierda, es un hierro 6 o 7 hasta el green, así que estás pensando en el par. Así tienes la capacidad de atacar varios hoyos si puedes volar la bola un poco más lejos”.

Sea como fuere, la semana que viene en el Augusta National, veremos si la tecnología puede con la tradición y el talento, aunque en el caso del zurdo mágico de esto último anda sobrado.