GolfConfidencial – Redacción, 22 de Febrero del 2021 – Noticias – ⛳

Max Homa, nativo de Los Ángeles, se enamoró del Genesis Invitational y del Riviera Country Club a una edad muy temprana. Al menos, se enamoró de sus pretzels.

El olor y el sabor salado de los pretzels hicieron que el joven Max volviera año tras año. Y no pasó mucho tiempo antes de que se desarrollara un serio amor por el juego. Ha formado parte del escenario de los torneos desde los dos años, primero como un niño pequeño sobre los hombros de su padre, luego como un joven en busca de autógrafos y, por último, como una estrella de la escuela secundaria y de la universidad que sueña con forjar su propio camino en el histórico trazado.

Ese sueño se hizo realidad el domingo, cuando Homa venció a Tony Finau en un desempate para conseguir su segunda victoria en el Tour, pero no antes de que se produjera un giro en el final que incluso los mejores guionistas de Hollywood habrían tenido problemas para escribir.

Con Finau arrasando el campo por delante, Homa llegó al hoyo 17 de par 5 necesitando un birdie para empatar. Su golpe de aproximación terminó en el búnker a la derecha, quedándose corto. La sacada de bunker, seguida de un putt de unos dos metros embocado le permitió llegar al hoyo 18 sabiendo que un birdie más podría hacer realidad todos esos locos sueños de la infancia.

Fundió su drive al centro de la calle. Luego vino un wedge a un metro de bandera. Estaba casi asegurado. Y nada menos que frente al anfitrión e ídolo del torneo, Tiger Woods. Homa y su entrenador habían hablado de jugar como lo haría Woods. La posición por encima de la perfección. Permanecer metódicamente paciente antes de aprovechar las oportunidades que se presentaran. Lo había hecho brillantemente. Hasta ese momento.

«Obviamente no fue un buen putt. Rompió un poco más de lo que me hubiera gustado para un putt corto. Estaba un poco nervioso, sinceramente. Este torneo significa mucho para mí», dijo Homa después de que ese putt aparentemente sencillo se saliera y le enviara a los hoyos extra.

Fue el tipo de momento que se ve en el deporte de cuando en cuando. Con Finau tratando de cambiar su propia narrativa de estar tan cerca pero, tan lejos de la victoria en las últimas cinco temporadas. Flotaba la sensación, en el ambiente, de que podría ser la sentencia de muerte para el ídolo local. Tal vez, después de todo, era el momento de Finau.

Quizá no, si la esposa de Homa, Lacey, tiene algo que ver con esto.

Lacey tiene la costumbre de enviar a su marido sus propias pepitas de sabiduría. Un sabio consejo que espera, como mínimo, le haga olvidar los momentos de tensión del torneo. El domingo le envió un «perdona rápidamente».

«Todos los días, antes de jugar, me daba un consejo muy tonto, muy aleatorio. A veces son un poco sabios, pero se le ocurren de improviso, cualquier cosa que se le ocurra, así que fue un poco irónico que se le ocurriera ese», relató Homa.

«Me llamó después (del putt fallado), y me dijo que me acordara de perdonar rápidamente, y fue perfecto porque jugué una ronda de golf bastante perfecta, muy impecable, así que ¿por qué iba a enfadarme demasiado? Estaba a punto de estar en un desempate en el lugar donde me enamoré por primera vez del golf».

Esa determinación se puso a prueba poco después, cuando su golpe de salida en el hoyo 10 de desempate, de par 4, rodó contra un árbol. Podría haberse quejado de ello. Podría haber sentido que no estaba destinado a ello. Pero en lugar de eso, realizó un increíble golpe de recuperación hacia el green que, en última instancia, ayudaría a prolongar el desempate.

«A veces, cuando tu cerebro creativo funciona, lo ves. Me sentí muy bien al ponerlo en la parte delantera derecha del green. A veces tienes que confiar en tus instintos y eso es lo divertido del golf. No siempre se trata de calles y greens, a veces tienes que ser un artista y afortunadamente lo hice cuando lo necesitaba».

Ya se hablaba del milagro de Homa en el infame décimo. Durante los vientos salvajes del sábado, dio lo que sus compañeros profesionales llamaban uno de los mejores golpes jamás dados en ese hoyo, cuando fue capaz de parar la bola bajo el hoyo, en el green, desde el búnker de la parte delantera derecha. Convirtió el birdie – obviamente muy importante resultado final.

Tras esa escapada, un par en el segundo hoyo de desempate fue suficiente para que el ahora treintañero se asegurara su sueño.

Asciende al décimo puesto de la FedExCup y se asegura una plaza en el World Golf Championships – Workday Championships en The Concession la semana que viene – sin mencionar una exención de tres años en el Tour.

«No sé si podría hacer algo más genial en el golf que esto», dijo Homa con una sonrisa. «Sólo para mí, para mi caddie Joe, nos hemos criado a 25 millas al norte de aquí. Que Tiger Woods nos entregue un trofeo es una locura. Crecimos idolatrándole, enamorados de Riviera Country Club, del torneo de golf. Conseguirlo, es casi chocante, no parece que se pueda superar».

 

CLASIFICACIÓN