GolfConfidencial – Redacción, 07 de Septiembre del 2019

España se enfrenta a Inglaterra en la gran final del Europeo Senior por Equipos Femenino que se celebra en Bulgaria, el último escollo de un torneo donde las jugadoras españolas han ofrecido una sobresaliente imagen.

Paralelamente, en categoría masculina España se mide a Suecia en la lucha por la séptima plaza en el Campeonato de Europa Senior por Equipos que tiene lugar en Dinamarca.

El equipo femenino español ya ha mejorado el rendimiento de la edición de 2018, cuando acabó en la tercera plaza como recompensa a sus múltiples méritos, un resultado que fue aún más positivo en la categoría masculina, donde los españoles consiguieron la medalla de plata hace ahora doce meses.

Convincente triunfo español femenino en semifinales

España accedió con enorme brillantez a la gran final del Europeo Senior por Equipos Femenino superar a Suecia, un conjunto tremendamente aguerrido, por un inapelable 3.5 a 1.5. Inglaterra, mejor que Irlanda en semifinales, también por 3.5 a 1.5, se convirtió por su lado en el último rival en la lucha por la medalla de oro.

Las jugadoras españolas ofrecieron una sólida imagen desde el comienzo del enfrentamiento, llevando la iniciativa en todo momento a pesar de que el choque por parejas, muy igualado desde el tee del hoyo 1, acabó desnivelado del lado sueco por un exiguo 1up tras superar con muchas dificultades la resistencia del dúo integrado por Xonia Wünsh y María Trallero.

Este inconveniente no puso sin embargo en peligro la victoria española, ya que simultáneamente los partidos individuales estaban controlados de manera bien palpable. Así, María Castillo no dio opción a su rival, a la que eliminó de manera prematura por 4/2, un punto muy importante que contó con el apoyo del positivo rendimiento de Macarena Campomanes y Lourdes Barbeito, que superaron a sus contrincantes por 2/1 y 1up.

Esa suma de esfuerzos y resultados concedió el triunfo de forma matemática a España, por lo que se dio por empatado el choque que involucraba a María de Orueta, que por si acaso también dominaba en ese momento a su rival.