GolfConfidencial – Redacción, 01 de Agosto del 2020 – Noticias – ¦

Brendon Todd redescubrió su juego practicando un golpe que aprendió de su instructor Bradley Hughes en un almacén desordenado e inacabado en su sótano de Georgia.

Todd, de 35 años, ya ha ganado dos veces esta temporada y aspira a lo que sería el mayor título de su carrera en el WGC-FedEx St. Jude Invitational. Tomó la delantera tras 36 hoyos con dos golpes de ventaja sobre Rickie Fowler después de firmar una ronda de cinco bajo, 65 golpes, libre de bogey en el TPC Southwind. Empató a Bryson DeChambeau en una curiosa clasificación de rondas de 65 o mejor, con 10.

La resurrección del juego de Todd podría decirse que ha sido la historia de la temporada 2019-20 del PGA Tour. Incluso Rachel, su esposa, le aplaudió cuando Todd embocó sus putts el viernes y lo besó en el green del 18 después de la ronda.

Todd regresa del infierno después de fallar 37 cortes en 41 torneos, entre 2016 y 2018, todo debido a los yips que sufría con el driver. Ha salido de la pesadilla jugando el mejor golf de su vida.

«Esto es definitivamente es lo más seguro que me he sentido con mi juego», dijo. «Es probablemente el más versátil que he tenido en cuanto a golpeo de bola se refiere. Todavía no la pego lejos, pero siento que soy capaz de dar forma a los tiros un poco. Y mi juego corto es sólido, así que se reduce a cómo estoy con el putter.»

El putter siempre ha sido el arma secreta de Todd, embocó más de 46 metros de putts y se clasificó primero en Strokes Gained: putting en esta semana.

La práctica en su sótano, junto con el putting green que hizo instalar en su jardín durante la pandemia están rindiendo sus frutos.