GolfConfidencial – Redacción, 28 de Junio del 2020 – Noticias – ¦

Entre las sombras del recorrido de Cromwell ha surgido un competidor que llevaba algún tiempo peleado con sus palos. Como quien espera su momento, Dustin Johnson, descerrajó ayer un 61 para reivindicar su golf.

Mackenzie Hughes inició las hostilidades con un 60 en la jornada de inicio del Travelers Championship. Luego Phil Mickelson hizo un deslumbrante 63 el viernes, para adquirir una ventaja de un golpe antes del fin de semana. Nadie hablaba de Dustin Johnson después de dos jornadas con 69-64 situado en el vigésimo puesto de la competición a seis golpes de Mickelson.

Tras fallar el corte en el Charles Schwab Challenge, terminó décimo séptimo la semana pasada en el RBC Heritage. Estaba precalentando.

Ayer el que fuera número uno del mundo y ganador del US Open de 2016 se dio un festín de juego. Alcanzó 12 de las 14 calles y 16 de los 18 greens en regulación. Hizo nueve birdies y ningún bogey. La vuelta más baja de su carrera, 61 golpes.

«Siempre podría haber sido mejor», dijo Johnson después con una sonrisa. «Pero, hice un montón de buenos putts que entraron en el hoyo desde ese rango de entre dos y tres metros, probablemente emboqué cuatro, cinco o seis de ellos. Sí, hice algunos buenos putts. Estoy muy contento con la forma en que jugué».

El 61 dejó a Johnson con 16 bajo par, a dos golpes del líder del torneo, Brendon Todd. Después de entregar dos tarjetas de 66-65, Todd también aprovechó las condiciones ideales, y un gran momento de putt, para también terminar una tercera ronda libre de bogeys, 9 bajo par, 61 golpes, que pudieron ser menos, si llega a embocar un putt asequible en el último de su vuelta. Empezará el domingo en 18 bajo par.

Todd, de 34 años, natural de Pittsburgh, Pensilvania, puede presumir de dos victorias esta temporada ganó el Bermuda Championship junto al Mayakoba Golf Classic. No tiene el poder de estrella de Johnson o la fuerza desde el tee de salida, pero el antiguo alumno de la Universidad de Georgia está teniendo un año de ensueño.

«Parece que desde el otoño, cada vez que tengo una bucle de dos o tres semanas seguidas jugando, tiendo a jugar mejor al final del mismo», dijo Todd. «Eso es algo que estoy usando a mi favor después de fallar dos cortes; estoy llegando al máximo en la tercera semana, y espero poder hacerlo mañana».

Dado que TPC River Highlands probablemente jugará más suave el domingo, debido a la lluvia que cayó en el campo este sábado, es probable que veamos de nuevo unos resultados muy bajos. La lucha esta servida.