Golf Hoyo a Hoyo – 29 agosto, 2020 – Felix – Noticias – ¦

Woods y McIlroy parecen estar en el mismo barco. Los dos jugadores han sido números 1 más tiempo que nadie en los últimos 25 años. Ahora con el Covid-19 la mala racha parece acentuarse.

No es sólo que estén acabando en lugares muy alejados, o que sus recorridos pasen del par para acabar en 73 o 75 golpes. Además, la falta de público les está afectando.

Definitivamente, el no contar con las hordas de seguidores que los animan y los jalean parece estar pesando en el ánimo de los campeones. No importa si aparecen en el Northern Trust, en el Torneo de la PGA de San Francisco o juegan en Columbus.

«He jugado frente a miles de personas desde que me convertí en profesional», dijo Woods. “Siempre ha sido extraño cuando no he jugado frente a la gente, y sabes, de alguna manera, ha sido agradable entre los tees no golpearme o sacar un guante de mi bolsillo. Esas son cosas con las que he tenido que lidiar durante mucho tiempo. Pero es muy diferente «.

Diferente, pero a peor

La falta de público para Woods es otro handicap. El pasado domingo reconoció que ha perdido una gran parte de su ventaja, que era saber cómo manejar la atmósfera circense que viene con estar en uno de sus grupos, olfateando el liderazgo.

Durante años, su comportamiento, en donde se acentuaba su mirada acerada en el campo fue suficiente para hacer retroceder a sus perseguidores. De hecho, algunos psicólogos incluso determinaron, definitivamente que el “Efecto Tigre” era un fenómeno muy real.

Si a eso sumamos el hecho, de que (con diferencia) el mejor jugador del mundo tenía decenas de miles de fanáticos gritando su nombre, deseando la victoria, creando obstáculos para los oponentes, nunca ha habido una presencia más dominante en la larga historia del juego.

Menos público menos tensión

Y ese aspecto de la presión del público se ha perdido en casi todos los deportes. No importa que sea fútbol, baloncesto o golf. La pandemia ha obligado a las Ligas a tomar decisiones muy drásticas como la burbuja de la NBA. se ha perdido en estos eventos pandémicos.

La experiencia que tanto Tiger Woods como McIlroy tenían lidiando con todo ese ruido y ese movimiento ya no sirve. Todo el pandemonio ha cesado, al menos por ahora.

Definitivamente esta no es la razón principal de porqué los resultados no son los esperados de estos campeones. Sabemos de los problemas de espalda del californiano. Sin embargo, la falta de público ha creado un ambiente más propicio para muchos jugadores noveles.

Un ejemplo de esto es el novato Collin Morikawa, quien ganó un major en la segunda aparición de su carrera. Y es que muchos jugadores de la PGA confiesan en privado que sin público hay menos presión y menos tensión. Esto es lógico como golfista te vas acostumbrando al estrés del público a medida que vas jugando. Es decir,» No tienes el mismo tipo de energía «,dijo Woods. «Los golfistas no están pegando tan fuerte como lo hacían normalmente».

Rory tampoco está encontrando su lugar

McIlroy no ha sido la excepción. Durante meses ha hablado de cómo su mente ha vagado, cómo le cuesta levantarse para jugar un torneo, sabiendo que caminar en un green, y firmando un birdie y un triple bogey no se siente muy diferente.

The Northern Trust fue su séptima participación consecutiva sin un top 10, su sequía más larga en años, y escucharle hablar no suena como un hombre al borde de un cambio radical.

McIlroy ha reconocido que en las últimas semanas siente sus movimientos mecánicos y no logra darles la intensidad y la magia a la que nos tiene acostumbrados. El jugador declaró que eso tiene que ver en parte con la atmósfera y en parte de cómo está jugando. Sus palabras fueron: «No me estoy inspirando a mí mismo y definitivamente estoy tratando de obtener inspiración de fuentes externas para que algo funcione «.

Todavía quedan muchos torneos para Woods y McIlroy. Además el Masters de Augusta que comenzará en Noviembre se ve lejos para que estos dos genios del golf no nos den alguna que otra sorpresa.