GolfConfidencial – Redacción, 11 de Marzo del 2020 – Noticias – ¦

A través del European Tour os queremos acercar un poco más la historia de Jordi García Pinto, jugador profesional del Circuito Europeo y ahora también árbitro principal del circuito.

A día de hoy, Jordi García Pinto es árbitro a tiempo completo en el Circuito Europeo además de abogado, pero hace siete años también se unió a una lista de campeones cuando levantó en 2013 su primer trofeo profesional en el Kenya Open.

El dos veces ganador del Challenge Tour se retiró en 2017 después de nueve años como profesional y desde entonces se ha unido al Tour en una tarea diferente, pero aún recuerda con cariño ese emocionante final en Karen Country Club en Nairobi.

«Es una victoria que nunca olvidaré, fue una semana muy especial para mí. Estaba jugando muy bien al golf, el ambiente era fantástico. Es un muy buen evento. Sentí una gran conexión con los espectadores allí. No sé por qué, pero me apoyaron más que a los otros jugadores y me sentí muy cómodo todos los días del torneo, lo que obviamente me ayudó a jugar mejor».

El español había jugado bien toda la semana y continuó dominando su posición en la parte superior de la tabla de clasificación mientras construía una ventaja de cuatro golpes con tres hoyos para jugar, pero los nervios rápidamente amenazaron con vencerlo.

«Hice un magnífico eagle el 15, lo que me dio una ventaja de cuatro disparos, y luego comencé a sentirme un poco nervioso», analizaba García Pinto.

Esa victoria fue el comienzo de su mayor éxito en el golf como profesional. Reclamó su segunda victoria en el Najeti Hotels et Golfs Open en 2014, lo que le ayudó a ganar su tarjeta del Tour Europeo para la temporada 2015. Sin embargo, aunque recuerda con cariño esos triunfos profesionales, la carrera del español como profesional solo duró unos años más.

Abandono de su labor como jugador

La pérdida de su mayor patrocinador y el impulso de competir llevaron a García Pinto a pedir un tiempo muerto a su carrera a los 27 años.

«Perdí mi tarjeta del European Tour en 2015 y volví al Challenge Tour, pero al mismo tiempo perdí al patrocinador más importante que tenía en ese momento. Seguí jugando el Challenge Tour por dos años más, pero al final no lo disfrutaba en absoluto y estaba pensando más en hacer cortes. Era una mezcla de todo y no estaba disfrutando el juego, así que decidí parar».

Afortunadamente para García Pinto, siempre hubo un plan de respaldo. Para él, eso significaba completar una maestría en Derecho mientras aún competía en el Tour.

«Siempre quise tener algo en qué confiar en caso de que el golf no funcionara bien, y decidí que iba a convertirme en un profesional de golf al mismo tiempo que quería estudiar mi licenciatura en derecho».

Resultó ser una decisión fructífera, porque aunque ya había decidido que convertirse en árbitro era una vía por la que quería descender, estaba lejos de ser una ruta simple.

»Cuando decidí retirarme en 2017, ya había hablado con David Garland (director de Operaciones del Tour del Tour Europeo) sobre la posibilidad de convertirme en árbitro, y solo tuve que ser paciente. Pasé los siguientes dos años como abogado, pero siempre quise hacer algo relacionado con el golf, todos a mi alrededor lo sabían. El proceso tomó mucho tiempo, así que básicamente había estado esperando tres años para que esto llegara», añadió.

»Hice mi examen en St. Andrews en febrero pasado para mi Nivel 3, que es el nivel más alto para un examen de Reglas, y obtuve el 96%. Luego, en septiembre pasado, David me llamó y me dijo que el puesto estaba disponible. No lo pensé dos veces antes de decir que sí», explicaba.

En cuanto a la transición de jugador a árbitro, García Pinto admitió que su carrera anterior como golfista profesional ha sido una ventaja.

»Definitivamente ayuda. Cuando pienso en algo, siempre pienso con dos cabezas: mi papel como ex jugador y mi papel como árbitro. Es bueno. No soy el único ex jugador que está en nuestro equipo».

Si quieres leer el artículo al completo, puedes hacerlo en este enlace.