GolfConfidencial – Redacción, 11 de Febrero del 2019

La lluvia y el granizo obligaban a suspender momentáneamente la jornada y al final, cuando todo quedaba en manos de dos, Phil Mickelson y Paul Casey, fue la falta de luz la que dejaba en stand by el final del torneo, teniendo que decidirse todo este lunes.

Las inclemencias meteorológicas han impedido el desenlace habitual en domingo del AT&T Pebble Beach Pro-Am. El mal tiempo, tanto con lluvia como con granizo y una posterior falta de luz. El mano a mano que mantenía Paul Casey y Phil Mickelson derivó en el deseo del norteamericano de continuar (es lógico pues iba en una buena racha) y en la decisión del inglés de dejarlo para hoy (elección que finalmente fue la escogida).

Tras el varapalo de Mickelson por haber perdido el liderato el sábado, salió el domingo a por todas y se marcó dos birdies en los cuatro primeros y otro más en el 9. En la segunda mitad le siguió otro en el 10, el 13 y el 14, todo sin errores, pero en el 16 todo se paró, y tiene de momento el liderato recuperado a falta de dos hoyos. Habrá que esperar a las 8 de la mañana (17:00 hora española) para que se reanude la competición y se conozca al ganador final.

Junto a él, Casey respondía con solo dos birdies y dos bogeys, quedándose en el 16, a falta de un golpe para el par, y los dos últimos hoyos.

Por si acaso, metía presión desde lejos Scott Stallings con un excelente 66, colocándose también segundo, a tres golpes de Mickelson. Teóricamente no debería tener dificultades el bueno de Phil para, con tres golpes de diferencia, llevarse el torneo por quinta vez (1998, 2005, 2007 y 2012) pero ojo que aún puede pasar de todo.

Phi Mickelson tercera ronda AT&T Pebble Beach Pro-Am 2019

De los que han terminado, mencionar a Jason Day quien, con una última vuelta de 68, se aupaba hasta el cuarto lugar empatado; Graeme McDowell terminaba con un total de 71 golpes, en el puesto 18 empatado, y Matt Kuchar y Patrick Reed hacían lo propio con un golpe más (-7) en el T22. Ernie Els finalizaba con 71 golpes en el puesto 28 y Branden Grace cedía con 74, cayendo hasta 14 posiciones (T28); por contra, Tony Finau recuperaba ligeramente a pesar de no haber realizado una buena ronda (70), teniendo que conformarse con el puesto 38.

En cuanto a Rafa Cabrera Bello, cal y arena, bien y mal. El canario se metía de lleno en la pelea por el título con un arranque demoledor de birdie-bogey-birdie-birdie-birdie, pero fue llegar al 7 y se apagaron todas las luces. Doble bogey ahí, en el 14 y en el 18 (además de otro birdie en el 16) que provocaron un horroroso final que ni él mismo esperaba tras el buen comienzo.

Su juego, afilado y acertado, se fue oscureciendo como el cielo y terminó por convertirse en su mayor enemigo. La lectura positiva que puede sacar es que, al menos ha terminado dentro de los 22 mejores y ha llegado al domingo con opciones de triunfo.

CLASIFICACIÓN

VÍDEO